Páginas

domingo, 19 de noviembre de 2017

¿Qué? ¿Qué de qué o qué?

Nadie dijo que la felicidad fuera eterna ¿O si? Dura lo que tiene que durar y ya está A lo que te truje chencha. Hay que empezar mil veces si es necesario. ¿Dónde me quedé? Ah si. Como les iba diciendo, hoy me tocó preparar mi desayuno. Con la nevera vacía no hay más de donde escoger. Huevos y tortillas. Debo de dar gracias por tener huevos -siempre- y tortillas. Ni hablar mujer trais puñal eso o te quedas escuchando a los grillos. No pos ni modo. Prepárate tus huevos y tu cafecito. Eres todo lo que hay. Pero ¿Huevos? ¿Es neta? Cierto que hay millones sin siquiera tener un huevo pero mejor prefiero que me mienten la madre -nocierto- a desayunar huevo. Luego hay que lavar los platos con cloro para que no dejen ese olor tan particular que hace vomitivos a los huevos. Entonces ya saben. Si un día se les ocurre invitarme a desayunar plicito que no sean huevos. -Limosnera y con garrote- Como de todo -menos bróculi ni verdura hervida- de ai en fuera acepto incluso un pinche bolillo duro pero huevos no por favor. No pregunten qué desayune porque seguramente acertarán. ¡Huevos! ¡No por favor! ¡Quiero un sandwich de aire! Seré inconsciente o no, de todos modos ya estoy muy lejos del bien y el mal. ¡Quiero desayunar! ¡Que nadie se acerque, a menos que quiera perder la cabeza!

martes, 14 de noviembre de 2017

Mar

Cuando estoy de esta manera
lueguito pienso en lo hermoso que sería
vivir cerca del mar.
Tiestos esparcidos en la arena
incapaces de volver a juntarse
formando un solo organismo.

El mar seria benévolo 
dejándome explorar el límite de sus aguas
corroborando
que todo tiene un fin
y en ese fin un comienza.
Onanismo de gracia sin manos.

Los meses, años, días, horas, minutos, segundos,
todo pasa sin dejar rastro.
Ignoto tiempo buceando
por las aguas oscuras del subconsciente.

Olas despeinadas por brisas frescas.
Apoteosis de unión hombre-naturaleza.

Quién necesita faro para llegar a la felicidad
de encontrarse con uno mismo
a salvo de tormentas furiosas
sin vientos escarchados de premura.

Sinceridad en cuatro tiempos.











jueves, 9 de noviembre de 2017

Dos viernes

Un universo de letras a elegir. Formo palabras. Aparto las más dañinas como si fuesen manzanas podridas. El cansancio mental es alto. Dormí si acaso una hora. Podría quedarme aqui tirada contando las horas. No lo quiero hacer, tengo la responsabilidad de mantener en buen estado a mis mascotas. Además Barry me obligaría de alguna forma a dejar la cama. Debo quedar bañada y desayunada antes de que se vaya a trabajar. ¿En qué momento me convertí en su hija? Hace unos días me llamó la atención. Pasaron dos tipos montados en bicicleta con actitud sospechosa. Los vi cuando iba saliendo de mi casa. Se dieron cuenta que los vi. Uno de ellos bajándose de la bicicleta se dirigió a mi. "Buenos días doña güera". Contesté recelosa. Me hizo preguntas banales que contestë lo más segura posible. Los hombres me dan miedo. El tipo ke ofreció sus servicios. Anoté su teléfono en la libreta de Barry. Se la pedí por la ventana. El tipo seguía hablando. Lo corté de buena manera. "Adiós mi güera" -¿Tú güera"?, pendejo- subiéndose a la bicicleta. Toqué a la puerta. Barry abrió. Me hizo preguntas. No hables con nadie te he dicho. Ya lo sé. ¿Entonces? ¡Yo qué sé! El tipo me dijo "Adiós mi güera" está pendejo. No soy suya ni de nadie. Imbécil. No debo ni quiso preocupar a Barry, ya tiene suficiente con lo que le pasa para que todavía venga yo con estupideces a preocuparlo más. Punto final escribió. Hace tiempo conocí al Barry con el que no me casé. Es extraño cuando está. Solícito me cuida. Tolera el malhumor. Acaricia mi pelo. Qué cosas. No tolero que nadie toque mi cabello. Solo él puede hacerlo. Tengo que idear la forma para que acepte que lo revise un médico. Gruñón nis manda al carajo. Está pensando en arreglar sus papeles y todo eso. Me asusta. Yo si tengo huevos para darme un plomazo me dijo. Peo primero me lo das a mi contesté. Yo no quiero ser como Romeo y Julieta. Yo quiero un final feliz con Barry y ya. No concibo la vida de otra forma. No digan nada por favor. Esto es un desahogo. Por favor no digan nada. Tengo mucho sentimiento. Estoy enojada. Yo lloro.

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje