domingo, 19 de marzo de 2017

Ángeles con comezón

(Textos inconexos)


Un buen día los ángeles vieron fraguarse una revuelta en el ala norte del cielo y vieron que esto no era bueno. Acudieron prestos a informar al Ángel de la Guarda, quien ocupado en sus propios menesteres hizo poco caso.
Sin tiempo que perder capacitaron al Alma Gemela para ser el paladín de la gesta heroica que se avecinaba en los cielos colmados de nubes grises. Juntando fuegos fatuos, quimeras, sueños envolventes en una bolsa de seda blanca, los mezclaron para formar una gran bomba con la que armaron al Ángel de la Guarda. 

Dándole una palmadita en las alas lo mandaron a solucionar el evento.



Sin saber qué hacer -ya que buscaba coincidencias- tomó la bomba entre sus manos, hizo tres pases mágicos, balbuceo oscuras pretensiones y sin más echó a volar con su destructiva carga hacia los tiempos venideros donde encontró a su Alma Gemela y vio que esto era bueno.

Los lugares comunes simpatizaron con él.



Depositando la bomba en un lugar lleno de cerros, fijó la vista en un espejo formado por aguas del Río de la Piedad con resabios de agua del alcantarillado citadino.

Reflejado el rostro, miró a su Alter Ego.Acercándose despacio hacia él dio tres piruetas atolondradas y faltas de carisma. Se ensalivó el pelo y con un mohín de frescura, se mandó un beso.


La lluvia empezaba a caer desvaneciendo la imagen en círculos miedosos..Diluyendo su propia imagen en el espejo de la destrucción, cerró los ojos y pidió a los dioses omnipotentes lo liberaran de su Alter Ego que le daba muchos dolores de alas.



Los dioses hablaron. Tu Alma Gemela no existe. Tu Alter Ego eres tú mismo. Las coincidencias hacen que creas hay otra igual que tú pero en realidad el Alma Gemela eres TÚ en otra versión.

El Alma Gemela se asustó. Cerca de ahí, un rayo cayó para poner punto final a lo dicho por los dioses.
-¿Entonces de eso se trataba?- preguntó a la imagen del río -Soy yo en otra versión.



Y viendo que Él no era Él, se fue a probar fortuna.
















viernes, 17 de marzo de 2017

Un perrito por favor

Así las cosas.

Eliminé el blog y la computadora se queda catatónica, no me obedece. no se elimina. ¿WTF?

Le doy opción a privado y aparece una leyenda de error no sé cuantos.

Le doy de nuevo eliminar y nada. Se bloquea. Ni siquiera pa´eso sirvo. (Bueno si, sirvo para perder el tiempo=

Mejor será que me orine un perro.
Mátenme o algo.

Como dicen en el rancho de Cridsty: Estoy maldecida.
to much para mi. Hoy por hoy el mundo no es mi mejor opción.


Click!



















La diosa fortuna

En verdad os digo ¡Oh amados míos! Esto me supera. Estoy muy cansada, no duermo ni con pastillas. Llegué al límite de toda cordura. Ya, de verdad no puedo más. Una pequeña explosión dentro de casa nos alarmó. Un olvido. A esta hora seríamos fiambre. Mienten los que dicen hay una luz al final del túnel. Mentira vil no hay nada. Oscuridad total. Ten cuidado cuando la fortuna te de la espalda, todo lo que suceda será tu responsabilidad. ¿Se imaginan los titulares? Yo que evité cayera sobre mi familia el oprobio de un suicido, iba a acabar asfixiada por el gas de la estufa. "Par de ancianos que no lo eran tanto mueren envenenados por fuga de gas. Junto a los cuerpos se encontraron a sus dos chihuahuas fieles. Abajo yacían los pequemos cuerpos de Los Tres Huastecos con el pico colgando". Patético. Te lo digo yo que he vivido bastantito. Mientras aguardo a que el olor desaparezca escribo. Cuando siento el vacío rondar mi esquina, dejo los dedos dancen al ritmo del dos por tres. "Nos va a cargar la chingada" ha dicho Barry preocupado por el olvido. Recargada en la pared de la cocina balbucee un "si" consternado. No busco una solución, no tengo un problema. Cerrado por derribo. Es la vida que toca. Decía alguien que estoy más salada que un moco. Yo digo que no. Si adí fuera yo no estaría escribiendo. "No se preocupen por mi, soy como los gatos y caigo de pie y no me duele cuando me hacen daño". Me voy mis pequeños devoradores de letras sin sentido. esta musa se va un poquito al carajo. Quizás debieran tomar su distancia como lo hice (algún tiempo en que a la familia política les salía mal tofo. Me alejé por miedo al contagio de la "mala suerte". ¿Qué onda conmigo y mi superficialidad? Por cierto, nomás les recuerdo que este blog no admite lástimas ni arrumacos. Eso lo dejo para los débiles de espíritu. Yo soy fuerte y moriré de cara al puto sol. Dando batalla sino ¿Para qué nací?
Las estrellas me iluminan al revés, eso es ser afortunado ¿O no? Bueno pues bye. Ya me cansé de escribir tontería. Mis pestañas han comenzado a abrazarse. Me gusta regodearme en mis fracasos, de ellos aprendo más que de mis éxitos. Otro por cierto: iba a poner una advertencia sobre leer este post de ánimos caídos pero lo pensé mejor. Ustedes Sión lo bastante grandecitos para decidirlo. Faltaba más. Ora si ya me voy. Nos leemos al rato que recobre la conciencia. ¿Quieren alegrarse de algo junto conmigo? Natalia no durmió aquí. No tengo que explicar la razón de la alegría ¿O si? Eso señoras y señores merece un tequila doble y siendo viernes y además puente merece un ¡Salú! Por los que me quieren bien y por los que no también. (Vuelvo para corregir errores, nomás no sean tan fijados. A esta musa se le perdonan algunas que otras faltas de ortografía).Sonrían hombre, nadie murió.

Musa de un Toro Salvaje

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Hey si de cuando en cuando nos preguntamos qué demonios hacemos aquí.